Últimos temas
»  You had a bad day — B.
Sáb Nov 03, 2018 1:15 pm por Olivia Simpkins

» Hey, Brother — Ted
Sáb Nov 03, 2018 12:51 pm por Olivia Simpkins

» I. REGISTRO ÚNICO (Obligatorio)
Mar Ago 14, 2018 6:15 am por Becca L. Vause

» —Save me again - L.
Dom Jul 22, 2018 6:25 pm por Olivia Simpkins

» ☆ Helena Price ID.
Dom Abr 15, 2018 6:48 pm por Helena Price

» Matt Bellamy
Miér Feb 07, 2018 6:39 pm por Matt Bellamy

» Bobbie Sawyer
Miér Ene 31, 2018 7:55 pm por Bobbie Sawyer

» A.Sherwood
Miér Ene 31, 2018 7:14 pm por Anthony Sherwood

» Katia Mumford — ID
Lun Dic 25, 2017 7:51 pm por Katia Mumford

» Finn Brockman - ID
Sáb Dic 16, 2017 4:29 pm por Finn Brockman

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Jue Dic 24, 2015 7:01 am.

D. Jørn Skovgaard

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por D. Jørn Skovgaard el Vie Jul 01, 2016 12:43 am
Dietrich Jørn Skovgaard
DJ

27 años —  25/06

Played by Carlos de Lucas

Anglo-danés

Heterosexual

Controlador aereo

Citizens




Información extra


Original de los Cambridge, Inglaterra. El mayor de tres hermanos, él el único hombre, Jørn fue un niño excepcionalmente inquieto y también maleducado. Sus padres, Dietrich Skovgaard y Marjorie Cóghlan, él empresario danés residido en la isla inglesa, y ella traductora, daban su entera atención al enano, sin embargo, ningún esfuerzo fue suficiente para que el rubio se comportara como era debido. Gritaba, hacía berrinches, corría de un lado a otro, quebraba platos o jarrones, exigía e insultaba como el que más. La energía a su corta edad era mucha y nada mejoró hasta que por recomendación de los familiares y amigos cercanos, decidieron era buena idea pedir asistencia profesional.

Le llevaron al médico para saber si su personalidad tenía bases médicas y en realidad así sucedió. Tras unas pruebas que resultaron bastante sencillas para ser sinceros, diagnosticaron a Jørn con trastorno de hiperactividad y déficit de atención. El tratamiento no era para nada complicado, inusual o peligroso, pero sí fuerte. Calmantes y actividades o deportes fue lo que recomendó el especialista. Haciendo algún tipo de actividad física, su energía en casa, por fortuna, se niveló considerablemente. Para entonces, el señor James y la señora Marge, como solía llamarle su esposo y padre de Jota, teniendo al pequeño “bajo control, consideraron una buena idea el agrandar la familia.

Un año después de su cuarto cumpleaños, nació Jamie, la primera hermana de Jørn que era idéntica a él, pero más pequeña. Tras cumplir los seis años, llegó Julia, la menor y última de los Skovgaard. Siendo un niño, el mayor de todos en casa, se sintió motivado a dar el buen ejemplo, así que cambió su forma de comportarse cambió y estuvo listo para comenzar el colegio. Ingresó a su primer año y con ayuda de los medicamentos, puede decirse que tuvo un excelente inicio en su etapa escolar. Pero lo bueno, dicen por ahí, dura poco y si muchos niños son tranquilos, otros no tantos. En cuarto grado, el rubio tuvo un retroceso y fue expulsado de la primaria a la que asistía por haber empujado a su compañero por las escaleras después de que éste se burlara de él por ser un niño un poco más robusto que los demás.

Fue un golpe duro y que preocupó a los Skovgaard. Le cambiaron de instituto con la esperanza de que el suceso no volviese a repetirse, no obstante, no sucedió de esa manera, no fue como lo esperaron. Los primeros meses fueron calmados, pero luego se descontroló de nuevo y las expulsiones e historial de Jørn le cerraron oportunidades en los mejores sitios educativos de la zona. Su madre se rindió, pero el señor Dietrich no lo hizo y llevó las de perder, pues al ponerse en una actitud más severa y autoritaria, el joven danés, confundió las intenciones de su padre y se sintió atacado, odiado, cuando sólo eran molestias que bien podían evitarse y olvidarse con un poco de colaboración de ambas partes.

Se opuso a todo lo que su padre le imponía, no se aseaba, no ordenaba su habitación, molestaba a sus hermanas y faltaba el respeto a su madre más de una vez al día. Llevó la paciencia de todos por los suelos, sintiéndose culpable de vez en cuando, mas sin lograr cambiar. En su interior, Jørn era incapaz de controlarse, desconocía por qué y tampoco pensaba mucho en ello. La llegada de la adolescencia no fue mucho mejor que su infancia, de hecho fue todavía peor de lo que pueden imaginarse. Los médicos que esperaban tuviera un efecto contrario al de los demás, no pasó así. La revolución hormonal sólo lo empeoró además de que la separación de sus padres no fue el mejor estímulo que pudieron darle. Se convirtió en un buscapleitos desaliñado y malhablado que obtenía malas notas cuando no decidía escaparse de las instalaciones de la secundaria.

Era el chico malo que controlaba a otro par para joder a los demás sin importar si eran chicos o chicas. Era grotesco y cuando más pasaba tiempo, menos se acoplaba en casa. Sus hermanas ni siquiera volteaban a mirarlo si tenían que estar en el mismo sitio que él y su padre, entonces en una relación con la mujer que entró a trabajar a su casa como parte del servicio tiempo atrás, había agotado casi todas las opciones para recuperar a su hijo. Todas sus ideas, excepto una, se pusieron en práctica a través de los años y decidieron no implementar la más radical de ellas por temor, por cariño, porque se trataba de su primer hijo que lentamente, conforme los meses pasaban, pintaba más al perfil perfecto de un delincuente.

Y aguantaron, ni los regaños ni los castigos ayudaron en algo, pero soportaron hasta el último momento y éste fue, por decirlo de alguna manera, la gota que derramó el vaso y alertó de forma descomunal a todos, incluso a las niñas que aún no tenían una noción precisa de la gravedad del asunto. Tras la muerte repentina de su madre, Jørn escapó de casa y fue herido de una puñalada en el vientre. Lo encontraron días después en el hospital y con alcohol y estupefacientes corriendo por sus venas. Tras ser dado de alta, Dietritch, su padre, esperó a que Jørn cumpliera la mayoría de edad, es decir, los dieciséis años, para obligarlo a entrar en las fuerzas armadas de Inglaterra. Fue una decisión drástica pero irreversible, un golpe duro de realidad para el joven que necesitaba con toda su fuerza.

Al entrar, no quedó ni rastros de lo que solía ser antes. Su actitud, casi desde el principio, cambió tras ser corregida abruptamente porque ahí dentro no era nadie, no era el que daba órdenes ni mucho menos. Como todos, se doblegó ante la disciplina impuesta y cambió sus hábitos; lo enderezaron por la buena e incluso, por ratos, llegó a desear el volver a casa, disculparse y relajar la relación de tensión y hostilidad con su padre y sobre todo con sus hermanas. Fue como un balde de agua helada y lo único que le quedó fue salir adelante, el escribirse con Dietrich y las chicas mientras le obligaban a estudiar una carrera militar que fuera de su interés. Él por su lado, decidió instruirse como controlador aéreo al servicio, por supuesto, de las fuerzas armadas de su país.

Su estancia ahí implicaba que en cualquier momento podía ser enviado a las bases inglesas alrededor del mundo para servir a su patria. Y para ser sinceros, pensó que ese día no le iba a llegar, que quizás en algún momento iba a poder salir de ahí para irse a casa y conseguir un empleo en el aeropuerto de la ciudad y no. Fue reclutado junto con un grupo de infantería. ¿Su destino?, Iraq. Él y los demás fueron enviados a medio oriente para brindar apoyo a las tropas iraquís, cosa que resultó ser la peor pesadilla, algo por lo que hubiera dado todo con tal de no vivir. Su llegada fue dura por el sólo hecho de estar en un país en el que todos lucían y hablaban diferente a él. Estaba lejos, solo y en zona de guerra, escuchando los bombardeos que él mismo dirigía desde la torre de control.

Eso, claro, fue de lo más sencillo que tuvo que pasar. Hubieron cosas peores que hasta la fecha cree que serán imposibles de borrar de su mente porque nada ha sido capaz de alivianar el peso en su espalda. Torturas, desde las más suaves, hasta las más inhumanas y repugnantes posibles. Jørn se enfrentó a situaciones tan crudas que de recordar revuelven el estómago, en su consciencia tiene remordimientos por las vidas de las que ha tenido que deshacerse mediante tácticas escalofriantes que lo llevaron a caer en cama con estrés postraumático. Las explosiones escuchándose a toda hora del día y las torturas lo estresaron a tal grado que tardó tiempo en recuperarse y su razón más importante, al principio sin siquiera notarlo, fue Neela.

De piel morena, ojos oscuros y rasgos islámicos, la muchacha ayudó a que la recuperación de Jørn fuera más prometedora que antes. Lentamente, el rubio salió adelante, teniendo altibajos porque tuvo que repetir ciertas prácticas que por obviedad, no eran de su agrado. Su vida dentro de la base se hizo más llevadera, aunque no por eso era lo que en realidad deseaba en su interior. En paralelo a lo cotidiano, a los entrenamientos y horas de servicio, Jørn se fue enamorando de Nee sin darse cuenta. Ella fue su luz al final del túnel, su chispa de esperanza en un sitio que la felicidad era todavía más escasa que la esperanza. Pasaron los meses y sólo ella le dio fuerzas y ganas para salir de ahí. La relación entre ellos, tal vez por el entorno o algo más, avanzó demasiado rápido y los planes de una vida futura, juntos, llegaron tan pronto como todo lo que los rodeaba.

Hicieron planes de irse de Iraq a un sitio mejor, él de desistir de las fuerzas armadas y formar una familia con ella, con un trabajo decente que les diera la vida tranquila que buscaban con tanta desesperación y por fortuna, así sucedió. Jørn cumplió veinticinco años y poco antes de partir, otro golpe llegó a su vida. Neela fue herida de muerte y hastiado de tanta podredumbre y miseria, huyó. Se fue y al llegar nuevamente a tierra estadounidense, buscó asilo político para legalizar su situación. Llevó su tiempo, pero finalmente sucedió y con los papeles en regla, le fue mucho más sencillo conseguir un empleo de planta en el aeropuerto del Estado.

Actualmente trabaja como controlador aéreo en el aeropuerto y vive en un apartamento de economía media en un barrio tranquilo con sus hermanas Jamie y Julie. No ha vuelto a hablar con su padre por recelo, porque odió el momento en que se divorció y porque sospecha tuvo algo que ver en la muerte de su madre, desde antes de salir de la base, y planea hacerlo cuando se sienta listo. En cuanto a las hijas de la mujer con la que ahora está casado, DJ se mantiene distante y desconfiado, su relación con ellas está muy en el limbo y más ahora que ha vuelto con la cabeza a punto de explotarle.


▵ Está tatuado en todas partes, muchos en honor a episodios de su vida que le han marcado, tales como la muerte de su madre, su servicio al ejército estadounidense, le pérdida de Neela, entre otros.
▵ Es un muchacho sumamente humanista. Después de lo que vivió, tiene más sensibilidad por el prójimo.
▵ Es ateo. No cree en nada y está bien así.
▵ Tiene una moto, la obtuvo después de su regreso de Iraq.
▵ Está en tratamiento psiquiátrico debido a todo lo que pasó en Medio Oriente.



Keep it Cambridge

Cantidad de envíos : 6

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Rawrie E. Buckley el Vie Jul 01, 2016 3:01 am
Ficha

aceptada
¡Bienvenido a KIC!
Ahora puedes proceder a realizar tus registros. Recuerda que aunque no todos son obligatorios, debes pasarte para terminar de validar tu cuenta.

¡Diviértete!




Cantidad de envíos : 110

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.