Últimos temas
» I. REGISTRO ÚNICO (Obligatorio)
Vie Sep 08, 2017 10:47 pm por Gwen D. Harper

» The beginning of the end ~ Charlie
Vie Sep 08, 2017 1:16 am por Alek M. Dankworth

» St. James - Normal (Psiquiátrico + asesinatos)
Sáb Ene 21, 2017 6:44 pm por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Lun Oct 31, 2016 7:53 am por Invitado

» Cierre de temas
Dom Oct 02, 2016 7:52 pm por Graham Abbott

» The Change || Twilight || Normal || Cambio de botón
Jue Sep 22, 2016 1:56 pm por Invitado

» The Change || Twilight || Apertura || Normal
Lun Sep 19, 2016 9:17 pm por Invitado

» Don't stop running Normal||Cambio de historia
Miér Sep 14, 2016 10:43 am por Invitado

» Mateo E. Cruz -id.
Lun Ago 15, 2016 7:15 pm por Keep it Cambridge!

» Joshua Van Der Beek
Lun Ago 15, 2016 7:05 pm por Keep it Cambridge!

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Jue Dic 24, 2015 7:01 am.

Ruzek, Zeth R. — id.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Zeth R. Ruzek el Vie Jul 01, 2016 6:58 am
Zeth Richard Ruzek
Zeta

26 — 08/04

Played by Paul Knops

Inglés

Heterosexual

Banquero/Agente ocasional del DP

Citizens




Información extra


I

Georgia Ruzek consideró a los 18 años que vivir en Italia sería una aventura extraordinaria. Sus padres no le negaron el viaje al extranjero donde podría aprovechar para estudiar RR.PP que era lo que tanto soñaba. Sin ir más lejos partió a los dos meses con la mitad de sus pertenencias y una cuenta bancaria jugosa, porque Georgia Ruzek era la última y única hija de Mathilda y Gareth Ruzek, unos millonarios americanos del petróleo, que ahora eran los dueños de un banco con sedes internacionales.
Un año más tarde la pequeña Ruzek resaltaba con buenas calificaciones y brincaba alegre por su buena elección. Las cosas marchaban tan bien como cualquier mujer joven desearía para ser feliz, incluso encontrar el amor. Por eso aprovechó en una de sus últimas cartas a sus padres que había conocido un magnífico italiano, de buena cuna que parecía quererla de verdad. Porque después de todo Georgia estaba enamorada del amor. Giusseppe Zaghini de verdad se había enamorado de la belleza americana de Georgia. Nunca se casaron pero al año de relación Zeth fue concebido, nueve meses más tarde. Lo que todos sabemos.

II

Los seis primeros años de vida de Zeth fueron como los de cualquier otro niño de esa edad. Tal vez rodeado de juguetes más costosos y comodidades varias, pero en su mente lo importante era jugar, preguntar constantemente ¿Cómo? ¿Por qué? Y ¿Cuándo? Siempre estando a la vanguardia de los acontecimientos, pasando más tiempo del necesario en la casa de los abuelos, pero igualmente feliz de tener tanta libertad como fuera posible. Era conocido por disfrutar, especialmente, cada vez que viajaban al campo. Siempre eran solo los dos viejos y él niño. Correr, montar a caballo y recoger las gallinas traviesas eran unas de las tantas actividades que al pequeño le gustaba disfrutar al aire libre. Estaba rebosante de energía infantil y totalmente arriesgado a enfrentar nuevas posibilidades de moverse.
Toda esa fantasía de ir y venir por Italia se terminó un día. Georgia estaba especialmente nerviosa mientras empaca dos pares de maletas. Ninguna pregunta por parte del perspicaz niño obtuvo respuesta, esa mujer estaba en modo huida y él no podía entenderlo. Pegada al teléfono fijo durante lo que fueron quince minutos, ella obtuvo lo que deseaba pues el suspiro de alivio que le siguió fue evidente. Otra ronda de minutos más tarde un auto estacionó frente a la casa de los Zaghini y tanto Georgia como Zeth se alejaron del lujo, dentro de más lujo. Horas más tarde pisaban Boston, recibidos por una pareja medianamente joven que tomaron en brazos inmediatamente a su madre y luego a él. Eran los abuelos maternos de Zeth.
Georgia era muy afortunada de tener donde regresar, no tuvo que pensarlo dos veces, no tuvo que aguantar más tiempo o esconderse bajo un puente. Los tuvo allí al primer llamado. Sin embargo la felicidad de la mujer se desvaneció cuando se percató de que su hijo tan hiperactivo y deportista se convirtiera en un niño retraído todo el camino hasta su nuevo hogar, absteniéndose de hacer preguntas habituales en sus labios o siquiera soltar un comentario alegre. Fue solo cuando su madre se sintió segura bajo los brazos de su familia y el calor de su antiguo hogar que tomo a su hijo y le sentó. Ella no retuvo nada, procurando siempre mantenerse serena para un joven de solo seis años, pero siendo tan honesta como podía. Ningún niño soportaría ser apartado de su padre porque sí, aun cuando su amor más grande fuera por ella. Georgia le mostró que las cosas nunca fueron fáciles y que papá no era bueno para ella, ni ella para él. Que ese hombre estaba en una etapa donde ya no era un héroe, entonces tenían que vivir lejos.
Zeth ni siquiera se inmutó, sonrió ligeramente y abrazó a su progenitora, preguntando si volvería a ver a los abuelos.

III

Tras la partida de Georgia con el niño de Italia, se avecinaron un montón de demandas y juicios. Pero el Estado protegía siempre a la madre, había más pruebas de violencia y además, los Ruzek tenían mucho más poder. La custodia del niño le fue cedida en su totalidad a la madre y esta misma pidió el cambio de apellido por lo que más rápido que el mismísimo flash Zeth Richard Zaghini Ruzek terminó llamándose Zeth Richard Ruzek Zaghini.
La adolescencia de Zeta continuó como la de cualquier otro muchacho de clase alta. El joven adolescente era un apasionado por los deportes. Rugby, basketball y fútbol. Empezó a tomar clases extracurriculares de Krav Manga, para cuando se graduaba de la secundaria era casi un experto y estaba metido de lleno en el fútbol que era por mucho su deporte favorito. No había nadie más orgulloso de él que su propia madre, sus abuelos con quienes creó una relación más estrecha que con cualquier otra pareja que conociera. Había comprendido mejor la situación de sus padres al crecer, su fidelidad y admiración haciéndose cada vez más grandes hacia su madre. Tanto que procuraba romper la mínima cantidad de normas que le imponía, sin mucho éxito. Zeth era particularmente testarudo y demasiado aventado a la adrenalina, sus semanas llenándose de entrenamientos a veces no eran suficientes para calmar su impaciencia.
Esa filosofía casi le desbarató la vida en unos pocos minutos, a un par de meses de ingresar a la universidad de Princeton. Siempre ha sido un secreto que sólo su familia más cercana conoce y se reduce a tres sin contarle.

IV

Dos semanas antes de comenzar el año universitario y a tan solo un mes de aquel día fatídico, Zeth y su madre se mudaron a Cambridge. El primero para reemplazar a Princeton por Columbia siendo el único de su clase que elegía aquel destino y su madre para comenzar una vida independiente a la de sus padres, asumiendo sus labores por Relacionista Pública en la gran manzana. Y vaya que triunfó, haciendo honor a su sangre.
Zeta comenzó Criminología en la universidad con una beca completa mientras jugara fútbol para su alma mater. No dijo que no, deseando rechazar la propuesta becaria, pero asumiendo que con ello podría considerar que estaba pagando sus estudios con su propio esfuerzo. Y es que al testarudo muchacho le hastía depender de su madre, pero a esta nunca le parece suficiente lo que le suministra y compone continuamente muecas molestas al enterarse de sus “trabajos extras”. Bien o mal, ya está fuera siendo independiente en cierta medida. Con la fortuna de la familia encima y su trabajo como fuente de orgullo. Hace algunos trabajos para la policía de Cambridge, pero es mera cortesía de favores a su madre.

V

Todo marchaba sobre ruedas hasta que a Georgia se le dio por enamorarse, de nuevo. Esta vez de un tipo que parecía decente, pero que sin embargo no logró calar en Zeta. Su madre siempre había sido única y exclusivamente para él, el centro de su vida y ahora alguien más iba a compartir su lugar. ¿Lo que lo sacó de su camino a una rebeldía segura? El hecho de que el tipo miraba a su madre como si no existiera nada más en el mundo y respetaba la posición de él en su vida.
Hasta el momento el nuevo marido de su madre y él llevan una excelente relación, colegas y compañeros. Respeto y apoyo cuando es necesario. Porque sí, la Señora Ruzek, terminó casándose de forma irremediable. Cambiando su vida y trayendo a la de Zeth no sólo un padrastro sino también una hermanastra adolescente.
DE-SAS-TRE.

E X T R A:

》Además del fútbol también se le da por practicar de vez en cuando cualquier otro deporte que este bien para él. Arriesgado o no, se le mide a todo. Desde el paracaidismo hasta jugar al parchis, siempre y cuando le entretenga.

》Aunque tiene un trabajo estable administrando una sede del banco familiar, el sigue dedicándose al fútbol como si fuera su vida. No falla una práctica y tampoco un partido.

》Suena a pecado, pero es un poco muy adicto a la comida chatarra. No puede caminar mucho por las calles de New York pues termina con unos cinco perritos calientes en el estómago. Sin embargo compensa la ingesta de grasas saturadas con el deporte.

》Todavía practica Krav Manga, más por costumbre que por gusto. Le tiene apego a la idea de saber defender con más que una tonelada de formas de golpear a alguien.

》Fanático de los automotores. Demasiado curioso, pero siempre anda practicando con sus propios autos hasta agarrarle el ritmo a las cosas de mecánica básica. Por lo menos es capaz de desvararse sin problemas de vez en cuando.

》Es un adicto a los toosie pops, siempre lleva un par en algún bolsillo de su indumentaria. Normalmente los desenvuelve cuando esta nervioso, de lo contrario los disfruta estando acostado o después de un par de cervezas.

》Comparte piso con dos personas más, odia estar solo y encontró esa costumbre como una forma de no estarlo y conocer personas. Sin embargo se encuentra durmiendo en casa de su madre y padrastro más veces de las que quisiera. Sigue siendo ese niño apegado a su madre.

》Habla inglés e italiano con fluidez, también lo escribe. El último gracias a los seis años que vivió en Italia desde su nacimiento. Tal vez sea lo único que le agradezca a su padre.

》Tiene doble nacionalidad como es lógico. Pocas veces se da el lujo de decirlo, pero en algunas ocasiones ha tenido que resaltar y esa ha sido su táctica.

》Para la mayoría de sus amigos es Z y sólo por diversión. Sus compañeros de equipo le llaman por su apellido, su madre utiliza el diminutivo de su segundo nombre y eso es más que hacer el ridículo en el Madison Square Garden lleno.




Keep it Cambridge

Cantidad de envíos : 3

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Rawrie E. Buckley el Vie Jul 01, 2016 1:11 pm
Ficha

aceptada
¡Bienvenido a KIC!
Ahora puedes proceder a realizar tus registros. Recuerda que aunque no todos son obligatorios, debes pasarte para terminar de validar tu cuenta.

¡Diviértete!




Cantidad de envíos : 103

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.