Últimos temas
» The beginning of the end ~ Charlie
Dom Nov 19, 2017 5:27 am por C. 'Chad' Danvers

» I. REGISTRO ÚNICO (Obligatorio)
Vie Sep 08, 2017 10:47 pm por Gwen D. Harper

» St. James - Normal (Psiquiátrico + asesinatos)
Sáb Ene 21, 2017 6:44 pm por Invitado

» Forever is only the beginning [Normal]
Lun Oct 31, 2016 7:53 am por Invitado

» Cierre de temas
Dom Oct 02, 2016 7:52 pm por Graham Abbott

» The Change || Twilight || Normal || Cambio de botón
Jue Sep 22, 2016 1:56 pm por Invitado

» The Change || Twilight || Apertura || Normal
Lun Sep 19, 2016 9:17 pm por Invitado

» Don't stop running Normal||Cambio de historia
Miér Sep 14, 2016 10:43 am por Invitado

» Mateo E. Cruz -id.
Lun Ago 15, 2016 7:15 pm por Keep it Cambridge!

» Joshua Van Der Beek
Lun Ago 15, 2016 7:05 pm por Keep it Cambridge!

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Jue Dic 24, 2015 7:01 am.

Hello, everyone, I'm Toddy!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por m. todd jefcoate el Vie Jul 01, 2016 3:44 pm
Marie Todd Jefcoate
Toddy

24 años — 09/08

Played by Bárbara Palvin

Estadounidense

Heterosexual

Cantante freestyle (hip hop); hacker.

B. People




Información extra


I'm friends with the monster that's under my bed
Get along with the voices inside of my head
You're trying to save me, stop holding your breath
And you think I'm crazy, yeah, you think I'm crazy

Lo único que sé de mi madre, es que murió cuando nací. O eso me dijo mi padre y le creo, no tengo ningún recuerdo que la involucre, conozco su rostro y sé que luzco exactamente igual a ella por las fotos que hay en casa, nada más. Cuando falleció, él me contó que tuvimos que mudarnos de California a Luisiana, las cosas allá no estaban bien, él ganaba poco y la inflación tenía a miles de familias muriéndose de hambre. La ciudad estadounidense estaba agonizante y cuando cumplí tres años todo se desmoronó. Los californianos se declararon en situación de crisis y para recuperarse económicamente en unos meses, se necesitaba un milagro. Llegamos así hasta Nueva Orleans, mi padre tenía un primo político allá que según le debía una grande y en cuanto nos asentamos en un cuarto (sí, un cuarto como de seis por seis. Éramos dos, no necesitábamos más), se encargó de conectarlo con una empresa que buscaba personal debido a una fuga masiva hacia la capital.

Entró a trabajar como Ingeniero en sistemas y yo, mientras tanto, me quedaba con la señora que nos rentaba (caridad, lástima, es lo mismo) por unos cuantos dólares. Ella tenía dos hijos, la mayor ni me volteaba a ver, la mayoría del tiempo andaba dispersa en su mundo, y el más pequeño, que era de mi edad, se la pasaba jugando conmigo casi todo el día. Éramos una bala, corríamos de un lado a otro y la señora Neil nos dejaba hacer y deshacer con la condición de no acercarnos a la cocina. Trabajaba como cocinera para una casa de alimentación que en esos años eran igual de necesarios como los hospitales. Llegué a ir con ella y Gale (su hijo) a esos sitios. Las personas se volvían locas, locas. Y había de todo, desde vagabundos, esos que estaban hambrientos de verdad, y los que se hacían pasar por vagabundos. Yo en ese entonces veía a todos igual, pero ella insistía en que me faltaba malicia y eso era bueno porque era una niña de casa. Tampoco lo comprendí hasta que maduré.

Parte de mi infancia se fue en eso, en convivir con una madre soltera que me criaba como una hija más mientras Theodore, mi padre, se encargaba del departamento más importante y la paga alcanzaba para llenar la casa de comida. Por fin la situación iba mejor tanto para nosotros como para todos. Pasaron años hasta que él logró reunir la cantidad justa para comprar nuestro propio apartamento y a pesar de que no cambió mucho el cómo transcurría mi día a día, los horarios de él se volvieron más flexibles. Tenía ocho o nueve, no me acuerdo bien, cuando comenzó a llegar más temprano a casa. Yo, como me era costumbre, pasaba la mañana y tarde con los Neil y la noche me la dedicaba entera a mí. Me hablaba mucho acerca de lo que hacía y no era capaz de comprender nada, pero me lo hacía interesante.

Fue cerca de los 2000, si no es que en ese año en específico, cuando la pasta le alcanzó para comprar una computadora. Era enorme, el monitor era endemoniadamente estorboso y el CPU hacía un ruido parecido al de la turbina de un Boeing. Finalmente iba comprendiendo esas anécdotas de las que tanto me había platicado y que tenían que ver con el trabajo que desempeñaba.
Y no me interesó, es más, ni siquiera era consciente de qué tan molesto y escandaloso era hasta ahora que pienso en ello. Mi mundo era la música. Y no el pop comercial. En ese entonces estaba de moda Britney Spears, Michael Jackson, Madona y otros. Más de lo mismo. Justo en ese entonces, Lil Wayne se hizo muy popular en Nueva Orleans y hallé mi vocación en el rap y en el hip hop. O más específicamente, en el free style. Primero como el gusto de escuchar algo diferente y más underground, después, componiendo e interpretando mis propias letras.

Fue justo antes de mis quince años cuando comencé en esto, que hallé la manera de responder a las preguntas capciosas o metáforas que me hacía y que lo dejaban ante mí como un genio, mejor que el mentado Newton. Iba al colegio, hacía mis tareas muy a lo mediocre y me sentaba frente al computador lo que restaba del día, escribiendo, cantando y adentrándome en el mundo de la tecnología que en un principio no me había llamado la atención
En esos años se usaba Internet Explorer y por lo menos a mí me parecía rapidísimo. Era un escape que tenía para no pensar ni concentrarme mucho en la ruptura amorosa por la que estaba pasando. Podía estar navegando durante horas o investigando en el sistema hasta el cansancio hasta que mi papá aparecía y me enseñaba cada vez un poco más.

La situación con la señora Neil seguía en las mismas. Ella me cuidaba, y yo le tomé cariño. En cuanto a Gale... No recuerdo con exactitud cuándo fue, pero él se tornó distante y no era el mismo chico con el que había crecido. Llegaba rozando la media noche, otras veces aparecía hasta el otro día por la mañana. Sus ojos se fueron hundiendo, la piel se le pegó a los huesos y cuando lo confronté (porque al parecer su madre no tenía las agallas o no quería aceptar lo obvio), supe que estaba en lo correcto. No me dijo cuánto tiempo llevaba en eso, pero según había conocido a un chico después de una fiesta y le había dado una lamina diminuta que al ponerse bajo la lengua, lo viajaba durante unas horas. No sé cómo lo hizo, pero logró que probara una y me convertí en una alienada adicta al LSD de ese día en adelante. La primera noche fue normal, ¿sabes?... Estaba con los ánimos al cien, Theodore no notó algo raro siquiera y se me hizo fácil suponer que podía continuar haciéndolo "responsablemente" sin que nada cambiara.

I wanted the fame, but not the cover of Newsweek
Oh, well, guess beggars can't be choosey
Wanted to receive attention for my music
Wanted to be left alone in public.

Como es de esperarse, no fue así. Mientras más lo hacía, más quería, más necesitaba. Dejé de asistir a clases, huía con Gale hasta donde él nos conseguía el vicio y volvía a casa cada vez más agresiva y distante. Papá insistía en mis cambios de humor (a veces no tenía dinero para comprar y todavía lidiaba con saberme una ladrona) y al contrario de lo que éramos antes, nuestros únicos ratos de paz eran los que usábamos para que él me enseñara todo lo que sabía. Me instruyó de lo más básico a lo más complejo, aprendí por mi cuenta muchas otras cosas y en menos de lo que pensé, ya estaba infiltrándome en redes privadas por mi cuenta. Lo malo de todo el proceso, fue que mucho de eso lo aprendí en la calle, en los peores barrios. Mi vida cambió porque ya no era la misma, mis pésimas decisiones me llevaron a hacer de todo con tal de calmar la ansiedad que cada vez era más perra. Seguí robando, estafando, Ted se enteró de que había dejado los estudios y en un abrir y cerrar de ojos ya estaba metida en cosas ilícitas que me atraparon por un buen rato.

Me fui de casa, dormía donde me bajaba el sueño y me convertí en mi propio guardaespaldas. Los paquetes de droga en sus inicios eran pequeños, pero se fueron haciendo más grandes y el jefe (el del chico que le vendía el LSD a Gale y que había terminando siendo el nuestro también) decía que nos confiaba el trabajo mientras acariciaba su pistola favorita. Por fortuna, él me sacó de eso unos meses después. No me despidió, mencionó que tenía un trabajo especial para mí, que me retribuiría mejor que el arriesgar el culo por los peores barrios y me cancelaría la deuda en menos tiempo. Gale (y digo que fue él porque no sé quién más pudo hacerlo) le mencionó sobre mi habilidad en sistemas, informática, entre otras cosas, y de esa manera llegué a pasarme la mayor parte de las semanas en un cuarto en el que la mayoría de la información que requería era obtenida por mí.

Excuse me
For wanting my cake and eat it too, and wanting it both ways
Fame made me a balloon 'cause my ego inflated
When I blew; see, but it was confusing
'Cause all I wanted to do is be the Bruce Lee of loose leaf
Abused ink, used it as a tool when I blew steam

Vi a mi padre unas cuatro o cinco veces en dos años. Yo rondaba los veinte o veintiuno y aunque parecía progresar, la verdad era otra. Mi deuda no bajó una mierda, seguí consumiendo. Bajé de peso, parecía un muerto en vida, y la desaparición de Gale, que para entonces ya era lo más cercano a una pareja, no me cayó para nada bien. ¿Mi error?, acosé con infinitas preguntas a mi jefe y la imprudencia me costó escuchar amenazas con una Colt .45 pegada al pecho. Ahí supe que había sido él, ¿quién más si no? Después de todo ni lo negó, únicamente me dejó bien claro que como continuara metiendo las narices donde no debía, iba a terminar como él. Tal cual.

Por supuesto que me cagué, quería irme y era una tontería pensarlo. En ese momento lo era. Pasaron los días, las semanas, los meses. Parecía que se acercaba mi hora y el pensarlo ya era tortura suficiente. Había tanta tranquilidad y amabilidad que el estrés y la paranoia se hicieron habituales, parte de mi vida cotidiana. Había dejado el free-style de lado, no había compuesto más en un largo tiempo; no era nada de lo que solía ser. Me había perdido a mí misma. Pero siempre hay un límite, ¿no? Todos llegamos a un punto en que somos incapaces de soportar más y fue lo que sucedió conmigo.
Ya había cumplido veintitrés, así que la víspera de navidad se acercaba y recuerdo haber llegado a donde mi padre poco antes de las once o doce de la noche. La pinta que tenía era la de una drogadicta metida en más problemas de los que podía manejar. Él me recibió, lloró al verme porque daba lástima ver como la talla más chica de ropa para adulto me quedaba un poco holgada, yo simplemente caí en sus brazos y me desahogué. Fueron horas en lo mismo; mis ojos quedaron hinchados, ardiendo y mi esquelética figura temblando entre un abrazo que para ser sinceros no merecía.

Tras contarle la situación, pidió su renuncia y con los ahorros que tenía en el banco, nos mudamos hasta Cambridge para reiniciar la vida de ambos desde cero. Él, de nuevo, consiguió empleo después de un par de semanas. Su curriculum, a diferencia del mío, lo recomendaba bastante. Por mi lado, dejé la informática en cierto sentido. Mi acercamiento con la tecnología se limitó a enriquecer mis mezclas, composiciones y guardar las canciones que con el paso del tiempo, volví a escribir. Mi pasión me regresó a mi antigua yo.

P L A Y L I S T
Wu-Tang Clan
C.R.E.A.M
The Notorious B.I.G.
Juicy
Dr. Dre & Snoop Dogg
Nuthin' But a 'G' Thang
Eric B & Rakim
Juice
2Pac
Dear Mama
Grandmaster Flash & The Furious 5
The Message
The Sugarhill Gang
Rapper's Delight
Mobb Deep
Shook Ones II
Eminem
Lose Yourself
Soulja Boy
Crank That
Lil Jon & The East Side Boyz
Get Low
Onyx
Slam
Nas
NY State of Mind
Dj quick & B real
Fandango
Cypress Hill
Insane in the brain
Kanye West ft. Rakim, Nas, & KRS One
Classic




Keep it Cambridge

Cantidad de envíos : 5

Ver perfil de usuario
avatar
B. People

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Nicholas Z. Webb el Sáb Jul 02, 2016 3:44 pm
Ficha

aceptada
¡Bienvenido a KIC!
Ahora puedes proceder a realizar tus registros. Recuerda que aunque no todos son obligatorios, debes pasarte para terminar de validar tu cuenta.

¡Diviértete!





i am an idiot
With a StarWars Jacket and a TV Show
Cantidad de envíos : 40

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.