Últimos temas
»  You had a bad day — B.
Jue Nov 29, 2018 12:08 am por J. Benjamin Watson

» —Save me again - L.
Vie Nov 23, 2018 12:47 pm por Lachlan B. Hamilton

» Hey, Brother — Ted
Sáb Nov 03, 2018 12:51 pm por Olivia Simpkins

» I. REGISTRO ÚNICO (Obligatorio)
Mar Ago 14, 2018 6:15 am por Becca L. Vause

» ☆ Helena Price ID.
Dom Abr 15, 2018 6:48 pm por Helena Price

» Matt Bellamy
Miér Feb 07, 2018 6:39 pm por Matt Bellamy

» Bobbie Sawyer
Miér Ene 31, 2018 7:55 pm por Bobbie Sawyer

» A.Sherwood
Miér Ene 31, 2018 7:14 pm por Anthony Sherwood

» Katia Mumford — ID
Lun Dic 25, 2017 7:51 pm por Katia Mumford

» Finn Brockman - ID
Sáb Dic 16, 2017 4:29 pm por Finn Brockman

¿Quién está en línea?
En total hay 2 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 2 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 42 el Jue Dic 24, 2015 7:01 am.

—Save me again - L.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Olivia Simpkins el Dom Jul 01, 2018 10:04 pm

- Eres una desagradecida,  con todo lo que hemos hecho por ti...

- Será mejor que te vayas, tu padre esta muy alterado.


Olivia cerró los ojos subiendo el volumen del reproductor de su móvil. Aún le temblaban las piernas, a pesar de estar sentada en mitad del descansillo y con la espalda pegada a la pared,  Su mejilla derecha aún palpitaba por el guantazo que le había propinado su padre, por el simple hecho de negarse a ir a comprarle unas cervezas para que se emborrachara de nuevo y perdiera el control.

Encendió la pantalla de su móvil para ver la hora, Lachlan se retrasaba y aquello no era normal. Igual tenía un caso entre manos y volvería tarde. No, él era más de llevarse el trabajo a caso, así que pensó simplemente que le había pillado el tráfico típico de la hora punta. Bueno, de todas formas, era mejor que estar bajo el mismo techo con el hombre que la despreciaba cada día.

El sonido de aviso del ascensor le hizo ponerse en pie, ya se había quejado algún vecino porque estuviera allí sentada y no quería más problemas por hoy. Sus ojos verdes miraron esperanzada a que fuera el investigador y respiró aliviada cuando le vio salir jugando con sus llaves y con ojeras que adivinaban que no había dormido nada esa noche.

Lachn... — Intentó llamar su atención con delicadeza para no molestarle. Si, sabía que debía avisarle cada vez que iba a su casa, pero no había previsto que su padrastro estuviera ese día de mal humor y de que ella tuviera que salir casi como un delincuente de su propia casa.
Cantidad de envíos : 14

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lachlan B. Hamilton el Jue Jul 05, 2018 9:38 pm

Cada día odiaba más su trabajo. Odiaba a aquella gente que fingía por joder al prójimo, odiaba a los abusadores del sistema, a los idiotas que creían que la calle era suya para hacer y deshacer como gustaba. Pero lo que más odiaba era a los monstruos que había en la sociedad. Muchas veces las películas se quedaban cortas comparándolas con las cosas que tenía que ver día a día el policía, con las cosas que sus ojos cansados habían llegado a ver.

El caso en el que se encontraba enfrascado era uno de esos que podrían haberse encontrado en una serie cualquiera de la BBC, de esas de cinco capítulos y mucho drama. Le estaba dando dolores de cabeza y eternas noches en vela. Y justo iba a pasar otra noche de esas, rodeado de papeles, té y cigarrillos, cuando escuchó su nombre en medio del pasillo que conducía a su apartamento. Al girarse, lo que vio le hizo hervir la sangre tanto como lo hacían los monstruos que día a día metía entre rejas. Monstruos como el padre de Olivia.

Liv... — Se acercó a ella, aquellos ojos cansado llenos de preocupación y rabia. — Ven, anda. Te pondré hielo contra eso o dejará marca. — La tomó de la mano y la llevó con él hasta dentro del meticulosamente ordenado apartamento, que siempre olía a café y a humo, pero nunca a comida. Y aún así no la soltó, hasta que logró que se sentase en el sofá del salón. — Ahora vengo ¿Quieres una taza de té? — Ofreció como buen británico.
Cantidad de envíos : 7

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Olivia Simpkins el Jue Jul 12, 2018 11:15 pm

Cuando la pelirroja miró los ojos del detective su estomago se estremeció, La rabia le inundaba y gracias a Dios le conocía de sobra y no saldría corriendo por su padre. Sabía que lo hacía por ella y se lo agradecía, así que tomó su mano y entró en el apartamento que olía a tabaco y cerrado al que ya tanto estaba acostumbrada.

Dejó que la guiara hasta el sofá y cuando se desplomó en este, cerró los ojos. Su cabeza iba a estallar y tanto la mejilla como el labio palpitaban a mil por hora — Un ibuprofeno sería mejor — Le pidió encogiendo sus piernas y rodeándolas con los brazos.


Si tienes trabajo puedo irme a otro sitio — Desvió su mirada al anfitrión. Si estaba allí tan temprano es que seguramente se había traído el trabajo a casa, o  que su jefe le había obligado a descansar. Aunque sinceramente, no tendría a donde ir si Lachnla decidía estar solo.
Cantidad de envíos : 14

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lachlan B. Hamilton el Lun Jul 16, 2018 10:52 pm


Hacía menos de dos minutos se había sentido agotado, ya fuese por la falta de sueño o por el cansancio físico, pero nada más ver a Olivia, le había vuelto la energía. Al menos la suficiente para cuidar de la joven como merecía. Y aún le sobraba energía para partirle la cara a su padre, o al menos para imaginárselo.

No te voy a dar un ibuprofeno con el estómago vacío — Le dijo ya en la cocina y con el hervidor de agua encendido. Acto seguido, tomó una pizza del congelador y la metió en el horno, sin preguntar si quería o no. Simpkins ya conocía sus manías — Tengo trabajo, pero puedes quedarte. — Comentó una vez de vuelta en el salón y con la humeante taza de té en una mano. Se sentó al lado de la muchacha y le tendió la taza. — Ya sabes que mi sofá-cama está siempre a tu disposición.
Cantidad de envíos : 7

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Olivia Simpkins el Dom Jul 22, 2018 6:25 pm
A pesar del hinchazón del labio superior, Olivia pudo esbozar una pequeña sonrisa agradecida. Lach era el tipo de persona que necesitaba en esos momentos, atento y cuidadoso con ella — He desayunado — Bromeó solo para escucharle protestar. No había tenido tiempo de comer un mísero sandwich en la cafetería y en su casa, bueno en su casa era un milagro que hubiera comida.

Le observó meter la pizza congelada en el horno,  no tenía nada de hambre pero le haría caso por el maldito ibuprofeno, un trozo como mucho — ¿Por qué no descansas tu también? Tienes mala cara — Tomó la taza de té entre sus manos heladas con tan solo el propósito de calentarse. Si ya de por si Lach tenía un aspecto enfermizo, esa noche ambos parecían dos personajes de algún cuadro de Picasso — Por eso te obligue a comprar las sábanas de unicornio — Apoyó su cabeza en el hombro del muchacho y recordó con diversión la cara que tenía Lach al pagar las sábanas en el centro comercial. Había sido un día divertido después de otro día con una paliza.

¿Has averiguado algo sobre mi hermano? — Preguntó con curiosidad. Llevaba meses buscando a Ted, desde la última vez que su padrastro había intentado entrar por la noche en su habitación, sabía que con Lach no podía quedarse y su medio hermano era la única oportunidad que tenía de salir de ese infierno.

Confiaba tanto en el detective que no dudaba que tarde o temprano lo encontraría, además Simpkins no era un apellido común. Dio un sorbo a la bebida caliente a pesar de que no tenía ganas, tan solo era para contentar al detective.
Cantidad de envíos : 14

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Lachlan B. Hamilton el Vie Nov 23, 2018 12:47 pm

Ante aquel 'he desayunado', Lachlan solo reaccionó alzando una ceja porque aquella excusa barata no merecía siquiera una respuesta, y siguió a lo suyo. Pizza y té era lo importante en ese momento, eso y sacar un ibuprofeno de su botiquín, con suerte Olivia le dejaría que le curase el labio también. — Siempre tengo mala cara... Es mi cara. — Respondió agitando su mano en el aire porque cierto era que dormir dormía poco y cuando lo hacía era porque su cuerpo se quedaba sin energía. Pero aún le quedaba papeleo que examinar aquella noche, aún no era hora de dormir. — No me lo recuerdes, aún recuerdo el día y me entran escalofríos — Exageró fingiendo incluso un temblor en ese momento, pero sin apartar su hombro de ella. Olivía tenía esos momentos en los que confiaba en él lo suficiente como para relajarse y él la dejaba como no solía dejar a nadie.

Pues de hecho sí que lo he hecho. — Respondió con una sonrisa satisfecha en su barbudo rostro. Justamente aquel día había dado finalmente con el hermano de la pelirroja y había querido comentárselo nada más haberlo averiguado, pero se le había ido de la cabeza cuando había metido la nariz en el montón de papeleo que aún tenía que hacer. Se lo habría dicho tarde o temprano, por supuesto. — Tengo la dirección en algún lado. — Se apartó de ella y fue a su maletín, que había dejado en uno de los sillones del salón. Rebuscó entre miles de papeles y finalmente dio con el pequeño post-it donde la había apuntado. Se la tendió con una sonrisa, algo nervioso a decir verdad.
Cantidad de envíos : 7

Ver perfil de usuario
avatar
citizens

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.